Juez ordenó que cesen los hostigamientos por parte de la policía y Gendarmería contra joven de barrio Toba

Defensor Provincial 17/10/2016 · 15:17
juez-ordenó-que-cesen-los-hostigamientos-por-parte-de-la-policía-y-gendarmería-contra-joven-de-barrio-toba-27

El Juez Penal de 1era. Instancia, Dr. Hernán Postma, hizo lugar hoy a un habeas corpus preventivo interpuesto por el Defensor Provincial, Dr. Gabriel Ganón y su Secretario Privado, Dr. Marcelo Marasca conjuntamente con  el Director de la Casa Educativa Terapéutica, dependiente de SEDRONAR de la Provincia de Santa Fe y de la Municipalidad de Rosario, en favor de B.A., un joven que sufre desde principios de año permanentes hostigamientos y agresiones por parte de personal, presuntamente dependiente de la Comisaría 19° de Rosario y de efectivos de Gendarmería Nacional.

Durante la audiencia, el Secretario Privado del Ministerio Público de la Defensa, Marcelo Marasca, designado por el Defensor Provincial para litigar en este habeas corpus, refirió que “todos los hechos señalados en el recurso tienen como hilo conductor los hostigamientos contra B.A., fundamentalmente puestos en práctica con detenciones, persecuciones, torturas, traslados incomunicados, demoras que se extienden en el plazo y que no tienen aparente relación con un hecho delictivo”.

El presente habeas corpus fue interpuesto en virtud de que, tanto personal policial como agentes de Gendarmería Nacional continúan ingresando al barrio y consultando a familiares y vecinos del hogar donde reside B.A. Por lo tanto, los denunciantes pretenden determinar, en primer lugar, los motivos de las detenciones que fueron señaladas, mientras que también buscan evitar a partir de este recurso que dichos hostigamientos continúen, dado que existe una amenaza latente de que B.A. sea privado de  su libertad sin orden de autoridad judicial competente.

Habiendo escuchado a las partes el magistrado ordenó que “cesen los hostigamientos en perjuicio de B.A. tanto por parte de la Gendarmería como el personal de la Comisaría 19° de la Unidad Regional II”. Al mismo tiempo especificó que, dados los hechos denunciados en el recurso interpuesto en el que aparecen actos ilícitos cometidos contra la víctima, el Ministerio Público de la Acusación deberá iniciar una investigación penal para que se aclaren los hechos señalados por los representantes de la Defensa Pública y el Director de la Casa Educativa Terapéutica.


Los hechos

El recurso indica las referencias dadas por el Director de la Casa Educativa Terapéutica, quien precisó la situación de torturas y hostigamientos padecidas por B.A., perpetrado por agentes policiales, aparentemente de la Comisaría 19° y de Gendarmería Nacional. Asimismo, la denuncia informa acerca de allanamientos y detenciones sistemáticas sin orden judicial contra la víctima tanto en la vía pública como en su hogar.

Sobre el caso de B.A, el habeas corpus señala que en reiteradas oportunidades un policía que cumple funciones en la Unidad Regional II detenía, demoraba y golpeaba a la víctima, ya sea en la vía pública como en su propia casa. En febrero de este año, agentes de seguridad provincial ingresaron al patio delantero de la vivienda de B.A., entraron en su domicilio y requisaron todo el hogar sin orden judicial preguntando si tenían armas. Además golpearon a la madre del joven.

Durante los meses de julio, agosto y septiembre del corriente, B.A. continuó siendo hostigado sufriendo amenazas y maltratos. Los mismos no fueron dirigidos solo hacia el beneficiario del habeas corpus, sino también contra otros jóvenes del barrio Toba.

Por otro lado, el domingo 28 de agosto a las 23hs aproximadamente, efectivos de Gendarmería Nacional hicieron su presencia en una de las casa ubicada dicho barrio a causa del llamado de una vecina, quien mencionó haber oído disparos de arma de fuego. El personal de la fuerza de seguridad nacional, se llevó detenidos de la mencionada casa a siete hombres, entre quienes se encontraban B.A. y un menor de edad, quienes fueron golpeados durante todo el trayecto hasta arribar a una institución ubicada en calle San Martín y 27 de Febrero.

En ese establecimiento, B.A. permaneció toda la noche arrodillado. Allí, sufrió golpes en el cuerpo, rodillas, cara, y la fractura de un dedo. A su vez, todos los jóvenes padecieron vejaciones y agresiones por parte de los efectivos de gendarmería.

En el marco de dicha detención, los jóvenes además fueron trasladados a orillas del río. Los oficiales de Gendamería les indicaron que si algo les sucedía nadie se enteraría. Les pidieron que no los miraran a la cara y los mantuvieron detenidos allí durante una hora, reintegrándolos nuevamente a la institución de calles San Martín y 27 de Febrero.

A las 7hs del 29 de agosto, B.A. fue trasladado a la Comisaría 19° donde quedó detenido ya que el personal policial refirió que el chico portaba un arma blanca. Permaneció allí desde las 7hs. Hasta las 13hs, momento en el que intervinieron profesionales de la Casa Educativa Terapéutica donde B.A. concurre habitualmente.

El 5 de septiembre, la víctima manifestó que estaba yendo hacia la Casa Educativa Terapéutica cuando observó en la calle un móvil donde se desplazaba personal de Gendarmería, el cual se aproximó de forma violenta contra B.A. Por ello se recluyó en el Centro de Convivencia Barrial N° 28, y fue acompañado por el personal del establecimiento hasta el Centro de Salud Toba.

En reiteradas oportunidades, hasta el día de la fecha de presentación del habeas corpus, personal de Gendarmería Nacional, busca permanentemente a B.A., quien no volvió a salir de su casa sino solo para asistir a la escuela y a la Casa Educativa Terapéutica.